Pasillos


Ella caminaba tirando de su maleta por el pasillo del metro. 
Él caminaba con el maletín cargado de trabajo.
Ella con una maleta vacía esperando llenarla de ilusiones y vida.
Él con un maletín lleno de cargas y pesares que le consumían.

Miradas perdidas en el mismo punto de agonía. Un traspiés, un empujón, un (al unísono) "perdón". 

Rieron al tiempo llenando el eco del pasillo y los vacíos de la maleta y el maletín. 

- Me llamo Jose.
- Yo Sandra.
- Eres de aquí?
- No, no vivo en Madrid. Vivo en muchos lugares: me paso la vida viajando.

El traqueteo del metro en los raíles resonó por encima de las voces de la gente, que corría como siempre corren en aquella ciudad cansada y con prisas.

- Ése es el mío- dijo ella, sin dejar de sonreir.
- Volverás a Madrid?- preguntó él, con un deje esperanzado.
- Nunca estoy del todo y nunca me llego a marchar. Si tenemos que volver a encontrarnos, seguro que pasará.

Echó a correr por uno de los pasillos y él, con paso cauteloso, tomó la bifurcación hacia otro andén.

...
...
...

____________
A veces saltan imágenes cuando te vas de viaje. Todas ellas pueden ser buenas para hacer una historia. Aunque sea un cuento triste como éste. Y aunque (con la manía de subirlo sin corregirlo) sea tan malo. Pero he tenido la necesidad de escribirlo.

3 comentarios:

Verónica C. dijo...

No es triste, es la vida misma.
Si se tienen que encontrar, lo harán.

Besos

GGM dijo...

A veces solo nos queda aquello de que lo triste es bello y para qué buscar más de lo que no toca.

Ferxolate dijo...

Me encanta tu poesía, me encanta tu letra, me encantas. No me parece un relato triste y mucho menos malo, pienso todo lo contrario, las casualidades de la vida (en las que no cre) conforman esos momentos desafortunados o no, que le dan sentido a la vida. Me gusta la idea del (des)encuentro entre dos que aparentemente ni se buscan.


Un saludo,
Ferxolate!