3-5-13

Y... ¿qué me queda, después de todo?

Media barra de pan duro.
Un libro de hojas en blanco.
La marca amarilla del tabaco entre mis dedos.
Un yogurt descomponiéndose en la nevera.
La pila de facturas mirándome de reojo.
Las musas riéndose desde su limbo de sueños.
Una lata de cerveza goteando en el suelo.
Los sueños alejándose un poco cada día.
La realidad golpeándome.
Las ganas de abandonarlo todo.

1 comentario:

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSeshatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

No abandones, mujer. Esto es solo un revés, seguro. Besotes.