23-10-09

Llágrimas descienden prestas por mis mejillas
reprimiendo los esfuerzos -a duras penas-
de no pensar en querer morir o matar...

Amistad se volvió palabra tricionera
de los labios desiguales que manan quietud
mientras, tranquila, te dejas llevar por la corriente
y yo solo quiero que los rápidos jueguen contigo...

Amor traicionó a la Cordura en un momento crucial
así que me he quedado varada en el camino
y ya no sé si mirar al frente o atrás...

Cómo?
Por qué?
Cuándo?
Dónde?

-demasiadas preguntas sin contestar-

En el silencio atronador que mata las palabras,
los fugaces recuerdos de tus clases magistrales
-esas que versaban sobre los valores que has traicionado-
no saben si invitarme a reír o a llorar
-aunque mis ojeras amoratadas me recuerdan
que no puedo escapar de la segunda opción-

¿Soy cruel?
Eso es lo que me dice él

¿Soy acosadora de palabras?
Eso es lo que se plantea

Realidad y ficción van fundiéndose al son de los lamentos
que se desvanecen entre las horas impertérritas...

Yo solo sé que llevo dos días temblando...
Yo solo sé que llevo un día entero llorando...
Yo solo sé que no puedo vislumbrar el final
de esta pantomima que parece que para mí está creada...

A pesar de todo, ¿sigues creyendo ser mi amiga?
Dime, ahora, ¿dónde cojones se ha quedado la amistad?
Porque si la amistad es causar el dolor ajeno,
de verdad que no la quiero...

__________
Imagen: "Sissi" de Erwin Olaf, serie "Royal Blood"

2 comentarios:

*Sechat* dijo...

¡Puf! muy duro, pero me ha gustado. Un abrazo.

Maat dijo...

Gracias Sechat... a veces parece que todo es muy duro, pero espero que solo sea una impresión y, con tiempo y perspectiva, no sea para tanto