26/5/11






Tormenta de fuego, realidad y cenizas,
que ruge desde las entrañas de la tierra
preparada para vomitar con violencia
lenguas abrasadoras de lava
que arrasen todo a su paso,
como la realidad arrasa los sueños.

Me quemo, ennegrezco, se me cae la piel
chamuscada por las lenguas de lava.
Músculos, tendones, venas y sentimientos
van desapareciendo inexorablemente
y solo van quedando los huesos
esqueleto de ideas que se resiste a desaparecer
como las ideas tercas, como las pasiones.

Hueso, solo hueso azul,
carbonizado

ojos derretidos en sus cuencas para no verte

lengua deshecha en la boca para no hablarte

nariz arrancada del rostro para no olerte

falanges descubiertas para no sentir el tacto de tu piel


8 comentarios:

Nuncajamás dijo...

Percibo, dolor y desengaño, pero me ha gustado la fuerza de esa rabia que se revela en la estrofa final. La foto maravillosa. Un besazo, guapa.

Esther dijo...

Si te digo la verdad, me resultó muy sádico pero, me gustó mucho. Quizás esa sea una realidad que compartamos muchos o la gran mayoría o nos ha tocado. Lamentablemente, es lo que hay. Es horrible... no hay sentimientos; sólo egoísmo e intereses propios. Más vale que nos vayamos acostumbrando. Yo ya no espero nada de nadie, es lo mejor.

Saluditos, poetisa :)

Esther dijo...

Comparto contigo una frase, que me dijo una; me dijo algo así como: contra más ignorancia, más feliz eres. Yo no hubiera utilizado la palabra ignorancia, hubiera dicho algo más bien como pasar de todo o por lo menos, intentar saber lo menos posible de lo que te hace daño, aunque sea difícil. Se entiende el mensaje ¿no? Y yo... bueno, me decepcioné en el pasado ya... o me sentí mal... pero, prefiero pasar... Malgastar energías en alguien que no te corresponde tu atención, ni siquiera con un "gracias" cansa. YO no lo siento saludable. Dicen que hay que ser generosos pero, cansa... Así que yo intento centrarme en quien más esté conmigo; en todo caso, a los demás, muy de vez en cuando, porque en verdad cansa o a mí me lo parece... Aunque a veces tampoco sabes lo que pensar ¿verdad? o si estarás equivocada... pero, desgasta mucho, la verdad. No creo que sea saludable y te hace infeliz con cada nueva indiferencia. Pero, equivocados o no, somos humanos también y uno no es de piedra... Creo que agota.

Más saluditos. Adèu.

Esther dijo...

Escribir... siempre he pensado que es una excelente terapia :)

Carlos dijo...

Ahlan!!
Lo leí una segunda vez pero en voz alta y (aunque no sé) :) traté de darle entonación y uff es de una fuerza de gran potencia,como la que emite la Tierra en su ira. Al hilo de la realidad social vi en tus versos la rabia de una indignación, de un país en carne viva.
Un abrazoo

Ricardo Miñana dijo...

Espero que ese dolor que te decepciona no te ocurra a ti
y sea fruto de tu inspiración.
un grato placer leerte.
feliz semana.

Ananda Nilayán dijo...

Magistral Maat, es un poema crudo pero es lo que hay y ahí reside su fuerza y belleza.
Ante semejante dolor se siente así.
Me ha gustado mucho este poema.

Un abrazo!!!

David C. dijo...

intenso.