13/3/11

¿Qué ocurre cuando rompes la luna 
en mil pedazos irreconocibles?
Su fragilidad se dispersa
se pierde en el infinito de la noche.

¿Qué ocurre cuando esperas amanecer de nuevo
como la luna nueva
y nunca vuelves a brillar?

La noche se quedará oscura
faltará el reflejo del sol
las caricias del alba no volverán
el brillo de ls estrellas sabrá a poco
y en esa inconmensurable noche se la echará de menos.


¿Tu me vas a echar de menos?
¿O también mentías en eso?

Cuando se pierde el límite de la realidad
las horas siempre se vuelven un poco más densas
los días un poco más largos
y las noches un poco más solitarias.

Y te imagino mirando por la ventana
sin encontrar la luna después de tres noches en vela
de pensamientos encontrados, soledades, cobardías y sueños frustrados.
Quizás te preguntes por qué ya no está.
Quizás no le des importancia.
Quizás no te des cuenta que no volverá a brillar
Quizás no te importe.


Quizás nunca eches de menos su presencia.



10 comentarios:

Esther dijo...

Simple y bonito. A veces las cosas no necesitan adornos para ser bonitas y hermosas.

Entiendo todo ese ambiente que describes. Tengo la sensación que es lo que más probablemente domine ¿Por qué no puede dominar el sol? A lo mejor, escondiéndose tanto, pretende que cuando sea encontrado, se le valore más.

Estoy en la LovestraBe pero, me he enterado de que tiene "telefónos", así que aquí estoy un poco pero, sigo allá.

Saluditos.

El Drac dijo...

Qué bonito poema y yo que pensaba que eran las fases de la luna las que la hacían desaparecer. Un fuerte abrazo

Sakkarah dijo...

Yo estoy convencida que a ti se te tiene que echar de menos, eso seguro. Aunqe no te lo digan ;)

Un beso.

Yo, intempestivo dijo...

"Cuando se pierde el límite de la realidad
las horas siempre se vuelven un poco más densas
los días un poco más largos
y las noches un poco más solitarias"

Ye te lo dije: me encanta. Y sí, nada mejor que una relectura! :)

Esta estrofa la pude haber escrito yo...aunque ahora con cierta añoranza: el deber me hastía; el trabajo impuesto me supera y desborda...y yo solo quiero no desear escapar, no desear vivir de noche, deambular, si acaso, por el día...

Saludos Maat!

Yo, intempestivo dijo...

Añado, que me se escapó: presisamente eso: perder el límite de la realidad.

Ananda Nilayán dijo...

Qué belleza... un paisaje conocido que llega directo.
La luna es cómplice de vida y nos da su consuelo en forma de poesía.

Besitos

Navegante Del Alma dijo...

Quien sabe si nos extrañan o no... solo se que es lo que casi todos necesitamos. Por tu sensibilidad al escribir se me hace que sos inolvidable.
Un beso argentino

*Sechat* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
*Sechat* dijo...

Te juro por lo más sagrado y bajo este maravilloso influjo lunar que nos brindas... que pocas veces he leído un poema tan directo, simple y efectivo como éste. Simplemente precioso.

Un abrazo.

Maat dijo...

Esther: sí, a veces lo sencillo es lo que mejor llega =) Por cierto, qué es la LovestraBe??

El Drac:la luna siempre vuelve a aparecer... aunque no nos deje ver una de sus caras.

Sakkarah: puede que se me eche de menos, aunque también puede que no quien me gustaría que lo hiciera xD Qué complicado es todo!

Intempestivo: ya le comentamos en su momento... así que no diré más. Me han gustado tus líneas... espero que sigas complementando con tu visión mis poemas :)

Ananda: qué sería de mí sin la poesía... aunque a veces se me escapen las musas y pase mucho tiempo sin escribir...

Navegante: bienvenido a mi otro mundo! Tienes razón, siempre nos quedará la incógnita.

Sechat: contundente comentario... no sé qué decir a ello :)

Muchas gracias a todos, como siempre, por comentar =)