14-4-10

Es por lo que callas
-silencioso miedo que se escurre entre los dedos-
por lo que te sigo esperando
-silencioso miedo que resbala entre nosotros-

Es por lo que huyes
-colores que se tornan en triste y poética escala de grises-
por lo que espero en soledad
-colores que se entremezclan para convertirse en negro-

...en silencio...
...espero escuchar el sonido de tu voz,
quizás un acento extraño...

...en silencio...
...espero observar tus pasos caminando,
quizás esta vez hacia mi encuentro...

- Tock, tock... ¿Sara?
- ¡Calla!
¿No ves que estoy esperando en silencio?


4 comentarios:

Esther dijo...

¿Te llamas Sara? Bonito nombre :)

Yo en realidad no me llamo Esther. Supongo que ya lo sabríais... Ninive sabe mi verdadero nombre. No quiero ponerlo en lugares públicos, ya que es uno de los menos comunes, salvo en una zona de España. Si lo dijera, siempre lo diría mediante algún medio secreto. Quizás si fuera más común... podría pensármelo mejor.

Vaya... él rompió el hechizo. Noté alguna nota triste en el poema, bueno... se notaba... Supongo que más se notará cuando un@ está más triste, de bajón...

Un saludito, poetisa.

Darka Treake dijo...

Qué bonito... A Maat le rompieron la espera silenciosa... Pero oye, pensaste que puede ser mejor esperar acompañado?? riendo? charlando?
el silencio es bueno, pero la compañía... a menudo ayuda.

me gustó mucho.
sobre todo el juego con los colores...

1bsito!
Darka.

Carlos dijo...

Ahlan!

Sobrecoge si se lee,mejor dicho recita (no es que lo haga yo bien ni mucho menos,pero me lo imagino bien recitado)en noche de tormenta como esta y ese silencio tan solo roto por rumor del viento y los colores de la soledad.

Un abrazo!

Tus poemas están pidiendo un Poemario ya!

Ananda Nilayán dijo...

Hay que ver lo que cuesta a veces esperar en silencio!!!
Silencio, qué necesario y que maestro.
Muy bueno, Maat, me gusta.

Besillo y buenas noches.