21-1-10

Porque tu mirada me atormenta
salgo a buscar otros ojos que observar.

Porque tus manos se esconden
salgo a buscar otras manos que acariciar.

Porque tus labios me sonríen sin más
salgo a buscar otros labios que morder.

Porque te tengo delante y me tiembla hasta el alma
porque me miras, me sonríes pero no te mueves del sitio
salgo a la calle y busco
unos ojos altaneros que no prometan amor eterno
unas manos ávidas de caricias a mi cuerpo
unos labios que se contagien de mi frenesí
que sean la puerta de la lascivia,
la puerta de la lujuria que me corroe.
Y que un éxtasis desbocado
me haga olvidar el pasado,
que solo sienta s(t)u boca en mi cuello
s(t)us manos atrapándome como esposas de hierro
y la constante cadencia de las caderas en movimiento...
...y el susurro placentero
de s(t)us labios entreabiertos...
...la respiración entrecortada...
...el sudor sobre nuestros cuerpos...



Alguien dijo amor eterno?
Dependiendo del caso...

9 comentarios:

Esther dijo...

Muy pasional.

A veces, tb nos obligan a buscar en otro lado, o sino, al menos apartarnos...

Me gusta el amor eterno, es el más bonito que hay; el otro, un asco. Yo, a veces, aún, en secreto, sigo apostando por el amor eterno, aunque sepa en el fondo que seguramente esté extinto y que tener una ligera esperanza apagada, quizás sea hoy en día un sinsentido pero, bueno... cosas sin sentido que hace una... Para mí, mi amor verdadero debería ser eterno: no concibo otra forma de amor. Las estrellas fugaces, quizás no sean amor para mí: sólo luces confusas en todo caso.

Un saludito.

Deseo dijo...

eterno.....

¡NUNCA!


Erik

Carlos dijo...

Como miel deslizándose sensualmente en cada verso, con la fuerza del agua y el calor lento de la lava, el amor recorre este precioso poema.

Un abrazo!

Darka Treake dijo...

Qué bonito... Me has dejado...
Oye, de verdad, muy muy buena, sin duda se nota que vives lo que escribes. Que no es arbitrario, que no elijes pulsar letras según surgen en tu cerebro... Sentías lo que escribías.

Me ha gustado mucho, mucho. Sigue escribiendo así de bien, y viviendo tus letras.


1bsote!
Darka.

*Sechat* dijo...

Estos versos tienen además de fuerza mucha presencia. Me encanta especialmente el cierre: "El sudor en nuestros cuerpos", aunque nada hay de desechable en el resto de la estrofa. Me quedo con esas manos que son como esposas de hierro. Simplemente genial.

Un abrazo.

Maat dijo...

Esther: el amor eterno es la utopía de los eternos románticos :) Estaría bien, creo, pero nada te asegura que exista. Lo eterno es solo una palabra :)

Deseo: contundente, eh? Pero no sería bonito amar a alguien, ser amado de igual forma y que nunca nos cansáramos?

Carlos: creo que más que amor, lo que corre es la pasión (puede que hasta la lascivia ^^ ). Pero ya llegarán poemas de amor, algún día... Un abrazo :)

Darka: siento esas letras, sí señor, aunque a veces me gusta jugar con lo imposible o con imágenes irreales. Un besote

Sechat: buena elección la de las manos ^^ Gracias por considerar que es genial, aunque tampoco creo que sea para tanto, de verdad :)

mujer rebelde dijo...

Realmente eres buena expresando las cosas...me gusta,captas la sensibilidad del deseo y la transferencia que hacemos en otro para poder canalizar ese ardor que no podemos parar...Cuando nos animaremos a decirle al otro,al real que no importa lo que piense o sienta pero que sepa lo que nosotras sentimos y pensamos?...Serìa bueno sacarnos la angustia del te quiero alguna vez... Besos "Mujer rebelde".

Deseo dijo...

Claro que si, yo lo hice una vez y no me cansaria nunca como dices. Pero para eso se necesitan dos y ya ves... Yo hasta entonces no me llamaba Erik. Paris tuvo la culpa.

Maat dijo...

Mujer rebelde: gracias por el comentario, pero me vas a poner roja :) Siempre trato de que queden claras las formas en las que expreso los sentimientos y creo que con este poema lo he logrado. La pregunta que haces no creo que pueda responderla, porque en la vida real soy tan cortada que no podría expresar en palabras lo que expreso en las letras que escribo :) Un abrazo!

Deseo: tiene que haber dos, toda la razón del mundo. Es muy complicado encontrar a esa segunda persona, si es que la llegamos a encontrar algún día. Un abrazo enorme!