7-10-09

Sonrisa de tragicomedia en los labios rojos,
mágia en los colores de la sombra de ojos
-como las máscaras venecianas interminables líneas
que se retuercen y desaparecen en las mejillas-
silencio en el reflejo sonrojado de los ojos
que enmarcan las iris de marrón templado...

"¿Lloras bajo la sonrisa?"
pregunta, sorprendido

"A veces no se puede enmascarar los sentimientos,
por muchos kilos de mentira sana que quiera poner,
la verdad siempre quedará reflejada en mi mirada"

"Ya no eres la de antes
siempre sonriendo y afable..."
dice, proyectándose a sí mismo

"Perdí la sonrisa, se me fue de bares con el corazón...
por eso ni la una aparece en mis labios
ni el otro me permite el lujo de latir dentro de mi"



5 comentarios:

Esther dijo...

Sí, a veces por mucho que quieras no aparentar algo y esconderlo, puede pasar.

Saluditos, Maat.

Emma Grandes dijo...

Ufff, yo noy incapaz de disimular mis sentimientos. Es algo que no puedo evitar... Me hagustado ;)
Saluditos!

Carlos dijo...

Refleja el poema la transparencia de la protagonista en su mirada. Estremece la sentencia de los últimos versos.
Un abrazo!

Vico dijo...

me ha gustado tu texto, naat. ¿Me puedes explicar qué quieres decir con 'mentira sana'?

Un saludo, amante de los gatos

Maat dijo...

Esther: y lo peor es que, además, luego llegan los problemas... Es más fácil si aparentas sonreír para que el resto no se sienta mal porque uno mismo se siente mal ¬¬

Emma: te ahorras líos y malas caras después, así que es genial no poder hacerlo :)

Carlos: a veces parece que puede suceder (lo de los últimos versos)

Vico: mentira sana... una clara es aquella que se dice a un niño para no herirlo... A un adulto una mentira sana puede volverse en su contra, a pesar de que pueda ser con la mejor intención...

Un saludo y besukos!