- Llegué a pensar que…- murmuró, sin terminar la frase. No hacía falta pronunciar palabras dolorosas si queda todo claro con un silencio. Soleil lo dejó estar, callada, sin mover ni una pestaña, respirando pausadamente, a pesar de que el cuerpo la daba respuestas bien diferentes a la tranquilidad escuchando las palabras que emergían de su boca.
- Déjalo- suspiró, tendiéndole una mano y acariciando su pierna desde el suelo.


_______________________
Fragmento de "Luna de Noviembre"

http://www.goear.com/listen/3058a19/la-luna-me-sabe-a-poco-marea

1 comentario:

Sara M. dijo...

A veces no hace falta decir nada más porque ya está todo dicho.