16-1-09

Traté de llegar trazando líneas discontinuas,
pensando que sería más fácil esquivar las balas,
soñando que al otro lado del edificio de las siglas
el estruendo se convertiría en música y los gritos en poesía.

Traté de correr sin que me vieran,
ocultando entre los brazos el pequeño que se movía,
acercándome con los pies firmes a la salvación...

-boom-

Fuego y miseria ante los ojos cegados que no querían ver.
Olor a carne quemada, llantos de dolor.
Cascotes retumbando en el eco de un silencio atronador.

...estaba claro...
...aquel tampoco era un lugar seguro...

¿A dónde ir ahora?
Media vuelta y en marcha...
Si he de morir, al menos que sea en mi casa...

1 comentario:

artemis dijo...

lindo poema!! gracias